6 de mayo de 2014

Tirar manteca al techo

Sabias de donde proviene el dicho: tirar manteca al techo?

En la década de 1920 se expandieron por Buenos Aires grupos de “pitucos” o “niños bien”, jóvenes de la alta sociedad que mataban su aburrimiento en los cabarets de moda. Al llegar la madrugada, luego de la cena, y sobre todo de unas cuantas botellas de champaña, solían entretenerse arrojando pancitos de manteca apoyados previamente en el extremo de algún cubierto, que hacía las veces de catapulta. Ganaba quien dejaba más cuadraditos de manteca pegados en el cielo raso. Desde entonces, “tirar manteca al techo” equivale a juerga y despilfarro.